Consideraciones generales para tener en cuenta a la hora de ambientar tu novela: el periodo

Consideraciones generales para tener en cuenta a la hora de ambientar tu novela: el periodo

El periodo no es más que el lugar en el que transcurre la historia. Y has de tenerlo muy en cuenta desde antes de empezar a escribir la novela para no cometer errores en cuanto a la época a la que te estás refiriendo.

Para no marear demasiado la perdiz, la cosa está clara: si vas a escribir de una época en concreto, la ambientación deberá seguir las pautas de la época, por lo que en ella no habrá lugar para las anacronías. Es decir, si la novela transcurre en el futuro te tendrás que atener a esa época, y lo mismo ocurre con el pasado.

Así de claro: si hablas del siglo X, no es lógico que incluyas patatas en la alimentación —traídas desde América en el siglo XVI—, ni tampoco de tal o cual ropaje según el tipo de materiales existentes en la época. Claro que todo esto es más de sentido común que de otra cosa. Pero, por si las moscas, la documentación es la que te evitará cometer errores en lo que a la ambientación de tu novela se refiere. Por lo que, cuanto más amplia y completa sea, tendrás menos probabilidades de cometer errores, y eso es algo que también te agradecerá el lector.

Claro que todo dependerá de la época que quieras retratar y, sobre todo, de tu imaginación, porque puedes basarte en la fantasía para recrear la época sobre la que quieres escribir. Un buen ejemplo es el de El señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien, que le permite ir más allá de lo que la época en sí —la Edad Media— permite. No obstante, si sigues por ese camino has de tener cuenta que la historia ha de seguir por los parámetros que hayas establecido desde el comienzo.

FUENTE: Sinjania.com

Consejos para escritores: la autenticidad del idioma propio

22 abril, 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *