Curiosidades de “Bendito Cáncer”

Curiosidades de “Bendito Cáncer”

Una experiencia vital tal intensa como vencer al cáncer merece un libro. Es lo que ha hecho Javiera Donoso A, que la ha relatado en Bendito cáncer; una obra de que la que, ahora, te ofrecemos algunas curiosidades relacionadas con su escritura de la mano de la propia autora.

«Bendito cáncer se inicia contemplando la blanca infinitud de las paredes de mi casa, en un período de convalecencia posterior al tratamiento de un cáncer gástrico», comienza relatando Javiera Donoso A. Una experiencia vital, decíamos antes. «Eran días diferentes a todos los vividos hasta ese momento —sigue confesando—. Buscaba asimilar y elaborar la enfermedad».

Por eso, la escritura surge como una necesidad de dejar registro y comprender lo vivido. «Es terapéutica», reconoce aquella autora. De ahí que «las primeras páginas se escriben prácticamente solas. Luego las palabras se van hilando las unas con las otras dando forma a este testimonio. Es curioso, espontáneo y sorpresivo que hasta ese momento nunca me había pensado como escritora; la escritura vino a mí más que yo haberla buscado a ella. Cuando nos encontramos y conocemos, no nos volvemos a separar».

Es más, pasaron tres años en los que Javiera Donoso A no dejó de escribir hasta terminar esta obra «que es como un hijo, el reflejo de un periodo crítico de la vida que trae creatividad dando paso a expresiones completamente nuevas y desconocidas», reconoce.

Tres años durante los que —confiesa— «realicé varios viajes y la escritura me acompañó en todos ellos. Estuvimos en México, Perú, Italia, Cuba y en el norte y sur de Chile. Escribir se presentó en esta actitud de contemplación de lo que tengo frente a mí. Las paredes de mi casa se convierten en playas, océanos, ríos, pirámides, bosques, montañas, palacios, obras de arte, y ciudades. Distintos parajes y paisajes fueron la pantalla en la que se proyectaban las reflexiones, pensamientos y emociones que se encuentran en este libro».

Y es ahora, ya publicada, casi cuatro años después de haber escrito la primera palabra, cuando puede decir que tiene una vida completamente distinta. «Al inicio me recuperaba de un cáncer gástrico, mi estómago había sido extirpado, estaba soltera y vivía sola con mi hija en la casa de mi padre. No estaba demasiado contenta con mi situación personal y profesional. A partir de esta experiencia límite entre la vida y la muerte he construido un nuevo continuo vital y existencial. Tengo una familia, estoy en pareja, esperando a mi tercer hijo, y entusiasmada con mi desarrollo profesional. Vivo con amor, sentido, compromiso y pertenencia. Además del tumor, fue extirpado de mi vida todo lo que me hacía daño», relata.

Y para finalizar, estas palabras: «He aquí el proceso plasmado en este libro. Mi intención para el lector es inspirar reflexiones, preguntas, nuevos sentidos que den cabida al cambio y a la transformación interna. Para mí la enfermedad fue el vehículo, espero que para otras personas pueda ser la consciencia. Quiero y sueño que sea ese mi aporte para quien se encuentre con esta escritura».

Reseña de "Formas Interpuestas"

1 octubre, 2019

Reseña de "La sombra de la verdad - (Crónica de las Sombras 1)"

1 octubre, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *