Entrevista a Jaime Moreno García, autor de “Alguien anda detrás del presidente”

Entrevista a Jaime Moreno García, autor de “Alguien anda detrás del presidente”

¿Qué se va a encontrar el lector en esta obra?

La novela sorprenderá al lector con los intríngulis de las diferentes posiciones políticas, ideológicas y gremiales de los docentes. En Colombia, el sindicalismo educativo es tal vez el sector más beligerante de todas las luchas laborales. Por la época de esta historia, recién ocurrida la revolución cubana, no podía escaparse la batalla magisterial de este país, de los embates cubanos, izquierdizantes, por la toma del poder del proletariado. Queda bastante clara la enconada contradicción entre las posiciones de izquierda y de derecha.

El lector desprevenidamente halla en la novela la injustificada violencia, la combinación de las formas de lucha, el inusitado interés por copiar sucesos internacionales, las aventuras, los romances entre iguales, y el deterioro de los objetivos de luchas gremiales.

Las preocupaciones que se derivan del debate entre contrarios, se adoban con el suspenso, el humor y la ironía.

 

¿Por qué esta obra? ¿Qué te propones con ella?

La razón fundamental que me indujo a escribirla, fue la consuetudinaria programación de huelgas y paros laborales de la gran central sindical del magisterio. Para 1970 se contabilizaban más de 200 ceses de trabajo, con el consiguiente perjuicio para alumnos y padres de familia. Por mi cercanía con el gremio, como quiera que fui profesor por varios años, me dije que esa condición humana tan beligerante debería ser contada, aunque la trama de la novela es ficción, apoyada en una realidad absorvente. El propósito es el de difundir esa profunda problemática.

 

¿Qué recomendarías al lector antes de comenzar a navegar por las páginas de esta obra?

La recomendación de escritor al lector, es la de que se adentre en la historia y comprenda las posiciones y pensamientos de los pedagogos. Le va a encantar la narración.

 

¿Cómo surgió la idea de escribir este libro?

La idea de escribirla surge, después de 25 años de haber trasegado por los estamentos escolares, pues la problemática sigue pendiente y la lucha de la gente de la educación no cesa. El sistema educativo colombiano es de muy baja calidad, pues a los educadores no se les reconoce su esfuerzo, dedicación y su vida económica es de penurias.

 

¿Dónde te has inspirado para escribir esta obra?

Muchos escritores profundizan en la condición humana de los estamentos de la sociedad. De pronto, hallarán la historia de vida de un maestro o de una familia de educadores. Pero la historia de un conglomerado educativo, organizado disciplinariamente para conquistar sus derechos, es lo que me impulsó a escribirla. Sus luchas, son verdaderas epopeyas y la represión del establecimiento es desmesurada.

¿Qué método utilizas a la hora de escribir?

No soy escritor que esquematice su novela, porque la imaginación es impredecible. Siempre hay una imagen generadora de la historia. El secuestro del presidente de la central sindical, me empujó a adentrarme en la vida de varios educadores, desde el dirigente sindical, los alumnos y los padres de familia, y la concertación con las luchas universitarias, fueron el caldo de cultivo para darle impulso a las ruedas de sus vidas.

¿Qué reglas sigues para escribir una obra como esta?

En la creación literarias hay mínimas reglas que son: plantear la iniciación de los hechos, escoger los personajes principales y secundarios, enredar la historia para irla desatando posteriormente y en los posible tratar de darle una solución. No es necesario un final feliz, pero si debe haber coherencia, consistencia y sindéresis. Para uno como escritor la creación literaria le juega malas pasadas. Le aparecen personajes que van desplazando a otros que se creían indispensables. Hay veces que los personajes se enloquecen y uno no sabe que hacer. El escritor debe ejercer de médico, de sicologo, de siquiatra, de médico legista, de juez, de sacerdote, de viuda, de recién casada, de prostituta y si logra caracterizar los personajes debe darse por bien servido. El arte es para divertir.

 

Valora brevemente Difundia Ediciones.

DIFUNDIA EDICIONES, es una empresa editorial que me ha sorprendido por su seriedad, su dedicación y el planteamiento de sus verdades para no engañar a nadie. La recomiendo.

Entrevista a Javier López Facal, autor de "La suerte de estar vivo"

29 noviembre, 2018

Entrevista a Lucas Rodríguez Gamboa , autor de "El laberinto de Luks"

29 noviembre, 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *