Fuentes documentales: ¡cuidado con la subjetividad!

Fuentes documentales: ¡cuidado con la subjetividad!

No son pocas las ocasiones en las que se suele recurrir a los clásicos para recoger información a la hora de documentarse de cara a escribir una novela histórica. Sobre todo, por lo subjetivos que pueden llegar a ser.

Roma, en particular, y la antigüedad clásica son temas muy socorridos a la hora de enfrentarse al reto de escribir una novela histórica. Se trata de temas conocidos, que siempre gustan y de los que existe gran documentación.

Así, los clásicos —Polibio, Estrabón…— son grandes referencias a las que acudir a sabiendas de que son una fuente muy importante de datos e información sobre la época… Si no fuera por un «pequeño» detalle: la manera de contar la historia.

Porque estamos hablando de clásicos, pero también de seres humanos con unas ideas concretas y una visión de la realidad marcada por el mundo y la sociedad a los que pertenecían: en el primero, romano, y griego en el segundo. ¿Qué supone eso? Que nos han transmitido lo que ocurrió, lo que vieron con sus ojos, pero tamizado por su visión como vencedores del relato que nos han transmitido.

A modo de ejemplo, la imagen que se puede tener de todos aquellos pueblos alejados de la órbita griega primero y romana después se caracteriza por el desdén, como si fueran —lo eran, de hecho— pueblos bárbaros por mucho que en ellos hubiera mucha gente que descollara por su inteligencia; y tres cuartas partes ocurre lo mismo con sus líderes, en muchos casos enemigos declarados —el caso de Aníbal Barca—, a los que se trataba con el peor de los desdenes cuando no se magnificaban al máximo sus derrotas.

¿Entonces? Desvestidos de la subjetividad, los clásicos son una gran fuente de documentación para conocer los usos y costumbres de la época, la vestimenta, relaciones sociales, etcétera. Una fuente, en definitiva, muy apropiada y recomendable a la que acudir… Siempre y cuando se sepa interpretar y tener claro su mensaje.

El viaje de un bastardo

17 abril, 2019

Curiosidades de "El evangelio según Lucifer"

17 abril, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *