Reseñas

Reseña de El calendario en la pared

el calendario en la pared

Reseña de El calendario en la pared

¿Te apetece conocer al teniente Antonio García y a su ayudante Alejandro Gómez? Roberto Gómez Moreno te lo pone en bandeja: sólo tienes que leer su novela El calendario en la pared para trabar amistad con ellos. Una novela que te permitirá conocerlos, pero también una época absorbente. ¿Te animas? Si quieres, te damos más argumentos para dar el paso…

Un año: 1956. Dos policías, Antonio García y su ayudante Alejandro Gómez. Una ciudad, una cualquiera de esa época. Una ciudad con sus alegrías y miserias, con sus gentes, su vida cotidiana. Una vida cotidiana que rompe un asesino. Sus víctimas: mujeres jóvenes. Le atraen, le seducen, le atrapan. Y las mata.

El objetivo de aquellos dos policías está claro: encontrar y detener al asesino. Fácil sobre el papel, difícil en una ciudad llena de secretos, de lugares oscuros, de silencios que callan lo que saben. Y en esa ciudad es donde tienen que investigar Antonio García y Alejandro Gómez.

Una ciudad en la que protagonizarán todo tipo de situaciones y tropezarán con personajes de distinta catadura, algunos dispuestos a ayudarles y otros, todo lo contrario. En una ciudad, recuerda, en cuyo calendario marca el año de 1956. Un calendario colgado en la pared que recuerda la fecha, y también el paso del tiempo, el gran enemigo de los dos policías en su carrera por encontrar al asesino que buscan.

¿Novela negra? ¿Policiaca? ¿Un thriller? Una novela que, ante todo y, sobre todo, destaca la amistad. La que se profesan ambos policías, pero también la que trabarán a lo largo de la novela con otros interesantes personajes. Porque todo es un universo, fuerzas que conspiran para que los dos agentes de la ley cumplan con su obligación y encuentren al asesino… O no.

El calendario en la pared te está esperando. Y en ella, dos amigos con los que iniciar una bonita amistad…