Reseñas

Reseña de “la fragilidad del lado opuesto”

Portada de La fragilidad del lado opuesto

Reseña de La fragilidad del lado opuesto

Dos mundos, dos maneras de vivir. De fondo, la orientación sexual de dos personajes, Julia y Jorge. El escenario: un sistema uniforme y totalitario. Eso es lo que te ofrece esta novela. ¿Cómo lo ves? ¿Te llama la atención? Pues sigue leyendo…

Hay épocas y épocas. Depende de su libertad, de la libertad de acción que permitan. En este país sabemos de qué va la cosa, de lo que gusta saborear la libertad tras estar tanto tiempo reprimida. Libertad en todos los sentidos.

También en el sexual. Venimos de donde venimos, de una época en la que la sexualidad era poco menos que un tabú, algo a tratar de puntillas; algo a callar, a no expresar libremente si la condición sexual de cada cual se desviaba de la ortodoxia oficial.

Un mundo en el que, por ejemplo, viven Julia y Jorge. Cada uno en su mundo, tan particular, tan similar y tan diferente. A Julia la contienen la moral, la educación recibida, una sociedad que la oprime, que la asfixia; a Jorge, en cambio, le impulsa luchar por su felicidad, y la disfruta al margen de los convencionalismos. Esos convencionalismos que, asimismo, limitan a Julia.

Una y otro se encontrarán, se conocerán, conocerán los secretos del otro. Ante ellos, un mundo por descubrir, una aventura por vivir al margen de esa sociedad que castiga a quien se sale de lo normal, a quien se extralimita en sus deseos, a quien enseñorea más de la cuenta ciertos deleites y placeres.

Todo esto es La fragilidad del lado opuesto, una novela de Ángel Bastos Martín. Una novela que profundiza en la necesidad de superar los vetos, de seguir hacia delante, de saltarse la censura de un sistema uniforme y totalitario. Que transmite unas inmensas ganas de vivir su vida al margen de lo que impone la sociedad. Lo que desean Julia y Jorge.