Reseñas

Reseña de La ilusión, el motor de la vida

la ilusión, el motor de la vida

Reseña de La ilusión, el motor de la vida

«¿Qué es la vida? Un frenesí», nos legó el maestro Pedro Calderón de la Barca. Y también una ilusión. Ahora, ¿qué es la ilusión? Puede ser muchas cosas, pero Juan Rafael Lorca quiere demostrarte que es el motor de la vida. Y se vale de una obra que recibe por título, precisamente, ése: La ilusión, el motor de la vida. De qué va es lo que te vamos a contar a continuación.

«La ilusión es como una burbuja en el agua de seltz». El seltz, o sea, el sifón. Burbujas esperando el momento de ser expulsadas para crear eso que cuenta Juan Rafael Lorca en esta obra: una ilusión. Sólo tienes que comprobarlo. El mando accionado, el líquido a presión y las burbujas impactando contra el vaso. Luego, la tranquilidad de su superficie calmada. Fin de las burbujas, de la ilusión.

Y es que la ilusión agita nuestras vidas, nos mantiene despiertos, preparados para aceptar cualquier envite, para afrontar cualquier reto. Nos agita como hacemos con el sifón a la espera de ser despedidos por su boquilla prestos a vivir momentos emocionantes. ¿Cuánto de largos? Eso ya depende de cada cual.

Por eso es tan importante mantener la ilusión en la vida. Por muchas cosas, pero especialmente por una: para mantenernos vivos, para sentirnos personas. Porque, como bien explica Juan Rafael Lorca en La ilusión, el motor de la vida, podemos comer, beber, orinar, dormir. Todos los seres vivos, ya sean racionales o irracionales, lo hacemos. En el caso de los primeros, reducir la existencia a esas actividades es casi como considerarnos muertos en vida, seres vegetales, floreros cuya vitalidad se apaga. Pero, en cuanto surge la ilusión…

La ilusión. Luz, expectativas, temblores en las piernas, hormigueo en el estómago. Las ganas por alcanzar algo, por conquistar lo deseado, por saber más. En definitiva, por vivir. Por eso es tan importante tener ilusión. Y es lo que quiere contarte Juan Rafael Lorca en esta obra suya. Escrita con toda la ilusión del mundo. Faltaría más.