Reseña de “Permite que hable el placer”

Reseña de “Permite que hable el placer”

Permite que hable el placer es una manera de dar voz al placer, pero también de desnudar ese placer, de qué manera se expone y a lo que se expone. Tatiana P. Jácome se encarga de mostrártelo en esta obra.

Permite que hable el placer es la voz de Micaela, la voz de sus dudas, de sus múltiples interrogantes; de las múltiples y diferentes historias que nuestro destino entrelaza para llegar a un camino que siempre es el mismo.

Quiénes somos realmente es una pregunta que sobrevuela la novela en todo momento. Y la respuesta está en tu mano. La autora te ofrece pistas que seguir para obtenerla. Porque nosotros mismos encerramos tantos misterios como preguntas que responder, y más cuando lo que está de por medio es el amor. Como deja caer Tatiana P. Jácome, puede que sea la misma sociedad la que nos impulse a actuar así, sujetos a una serie de estereotipos. Y cuando pensamos que nuestra mente se ha liberado de las cadenas y perjuicios tan habituales como inmutables, nos damos cuenta de que no es así, de que lo único que hacemos es seguir las pautas establecidas. Y eso, entre otras cosas, es lo que desconcierta a Micaela, la protagonista de esta obra.

Micaela, que el reflejo de muchas mujeres; el retrato perfecto de cada mujer, de su manera de amar, de ver la vida, de ocultar sus verdaderos sentimientos, sus pasiones. Y es entonces cuando Tatiana P. Jácome utiliza el vehículo que es Micaela para mostrarte a la mujer tal y como es, exenta de interpretaciones, abierta a hablar de algo tan mal definido como es el placer.

Pues de eso va esta obra, de hablar de placer pero no con las palabras de siempre. Para eso ya están otras obras.

Curiosidades de "Los rostros del cielo"

15 abril, 2019

El viaje de un bastardo

15 abril, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *