Reseña de “Soledad Tóxica”

Reseña de “Soledad Tóxica”

No son pocas las ocasiones en que elegir entre lo que se tiene ―por ejemplo, la soledad― y lo que se desea para contrarrestarlo ―vivir en pareja― supone una decisión sencilla, pero de consecuencias imprevisibles. Soledad Tóxica es el mejor resumen de los problemas asociados a una amistad mal entendida, urgente, y su irresponsabilidad.

Situemos la escena: una escuela prestigiosa a la que llega un joven profesor para dar clases. Allí no tarda en trabar amistad con otro profesor más mayor que él. La soledad del joven le lleva a confiar su vida y todo lo que conlleva ―su intimidad, por ejemplo― al más mayor. Y en esa intimidad aparece un affaire con una alumna de la escuela; affaire que el profesor de más edad no duda en dar a conocer traicionando así la confianza y amistad depositadas por el joven en él.

Lo que se sucede a continuación es un caos emocional y psicológico que se traduce en una suerte de crímenes y traiciones a cada cual más horrenda.

Pero también, y es ahí donde la pluma de Tito Vértiz, autor de la novela, sale a relucir, pues su maestría a la hora de recrear todas aquellas situaciones deja al aire el eterno problema de la soledad y cómo paliar sus efectos. Efectos del todo conocidos y que todos, de alguna u otra manera, hemos sentido en ocasiones. ¿Manera de sortearla? Muchas y diversas. En la mayoría de las ocasiones, tomando el camino emprendido por el protagonista de esta novela, con las consecuencias que todo ello supone.

Asimismo, Vértiz no duda en invitarnos a reflexionar acerca del papel de la amistad perecedera e inmediata, esa que se da a sabiendas de que puede suponer una tabla de salvación ante esa soledad que amenaza con asfixiarnos y sus consecuencias. Nada agradables para el protagonista de Soledad Tóxica.

Reseña de "Sense roba ni manies"

3 septiembre, 2019

El manejo del tiempo en las novelas: la percepción del personaje

3 septiembre, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *