Reseñas

Reseña de El valle de las almas en pena

valle de las almas en pena

Reseña de ‘El valle de las almas en pena’

Así, a bote pronto, ¿qué se te ocurre que puede ser El valle de las almas en pena? Seguro que muchas cosas. Grosso modo, te podemos decir que no es, ni por asomo, parecido a cualquier cosa que hayas podido leer hasta la fecha. Es una idea de Medea de Montparnasse, que es la persona que lo ha escrito. Un regusto a karma cine quinqui, S, crítica de religión, de política… Y unos personajes de locura. ¿Qué? ¿Cómo se te queda el cuerpo? Pues sigue leyendo…

Porque pocas obras tendrás a tu alcance que te hagan pensar y reír tanto como El valle de las almas en pena. Ni tampoco te toparás con autores tan auténticos como Medea de Montparnase. Porque, así, a bote pronto, ¿qué otro autor o autora es capaz de hablar de las cosas tal y como son, pero que no son como tal? Sólo ella.

La cosa surgió de la siguiente manera: un buen día a Medea se le ocurrió visitar el Valle de las lágrimas en pena. Porque existe. Sí, existe de verdad. Pero sólo ella sabe dónde se encuentra. Y allí se quedó fascinada con todo lo que escuchó, con todo lo que vio. Que fue mucho y variado. Tanto, que, a su vuelta, e ipso facto, se puso manos a la obra para recrear todo lo visto, escuchado, sentido y percibido.

El resultado es El valle de las almas en pena, mezcla de ficción con la vida real de la autora, y con una serie de personajes que te dejarán dándole vueltas a la cabeza durante un buen tiempo. Yonquis, monjas, un tipo aparentemente loco… Y todo con increíbles dosis de humor y una lectura concebida para que pases grandes momentos mientras lees esta obra.

Pues, como bien dice la propia Medea de Montparnasse, se trata de ver la vida con humor, de tomársela no tan en serio. Y de agitar en una coctelera un poco del Esperpento de Valle Inclán con algún que otro guiño a Eduardo Mendoza. El resultado es El valle de las almas en pena. Una obra única, diferente a todo lo demás.